La falta de empleo dificulta salir de la violencia machista.

La Fundación Adecco ha elaborado, por tercer año consecutivo, un informe basado en una encuesta a 300 mujeres víctimas de violencia de género que han acudido a sus oficinas en busca de una oportunidad laboral durante el último año. Según el 70 por ciento de las entrevistadas la mejor receta para combatir la violencia machista es contar con un empleo.

estudio_1Según las conclusiones del informe, el empleo dota de autoestima a la mujer víctima y le proporciona la autonomía e independencia necesarias para superar esta difícil situación. De hecho, 7 de cada 10 mujeres víctimas cree que un puesto de trabajo es la solución para romper el vínculo con su pareja y poder “empezar de cero”.

Muy por detrás, un 14% opina que la mejor alternativa para erradicar la violencia de género es endurecer las leyes, seguido de un 12% que cree necesaria una mayor educación durante la infancia. Por último, un 4% responde que la clave es promover más campañas de sensibilización en los medios de comunicación.

Dependencia económica

Prueba de la importancia del empleo a la hora de combatir la violencia de género, es la situación laboral de aquéllas que la sufren. Según los datos de esta encuesta, la mayoría (65%) se encuentra en paro.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “Esto no quiere decir que el trabajo sea una barrera infranqueable contra la violencia de género, pero observamos cómo se convierte en un escudo protector, al eliminar el factor de dependencia económica, que muchas veces es el causante de que las situaciones de violencia se prolonguen en el tiempo”.

Las denuncias aumentan por primera vez en 5 añosestudio_2_denuncias

En los últimos 5 años hemos asistido a una tendencia a la baja en el número de denuncias presentadas por violencia de género. Así, en 2013 se registró el valor mínimo en el último lustro, con 124.892 denuncias, frente a las 142.125 de 2008 (un descenso del 12%).

Como se observa en el gráfico, la caída ha sido generalizada en los últimos años. Efectivamente, las mujeres encuestadas reconocen cómo la crisis ha supuesto un freno para denunciar, por el temor a no encontrar empleo y verse sin recursos. Un 97% de las encuestadas así lo ha declarado: la difícil situación laboral no ayuda a tomar la decisión de interponer la denuncia.

Por Comunidades Autónomas, observamos que los mayores incrementos semestrales se han registrado en Castilla León (36%), Navarra (15,3%) y Aragón 13,8%). Por el contrario, las denuncias han caído en tan sólo 4 Comunidades Autónomas: Castilla la Mancha (-9,6%), Canarias (-4,9%), Madrid (-2,2%) y Comunidad Valenciana (-1%).

Ante todo, independencia

Para casi la mitad (44%) de las víctimas de la violencia de género lo más importante del empleo es encontrar autonomía e independencia. Asimismo, más de una cuarta parte (26%) busca en el empleo una herramienta para elevar su autoestima y recuperar la confianza en sí misma. Además, un 19% cree que el empleo es el mejor instrumento para lograr una vida estable y normalizada.

Paro de larga duración

Aunque el empleo es una herramienta eficaz para lograr independencia económica y por tanto, libertad, la crisis no hace justicia y el paro de larga duración está afectando muy directamente a las mujeres en esta situación. Según se desprende de esta encuesta, un 72% de las mujeres vícestudio_4timas lleva más de un año en paro, una cifra 11 puntos porcentuales superior a la del resto de las mujeres a nivel general (61%). Un 20%, además, se enfrenta a la búsqueda de empleo por primera vez.

http://www.inmujer.gob.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *