Orfandad por violencia de género.

violencia_genero_ninas_cartelEn los últimos dos años, 71 niños y niñas han quedado en situación de orfandad como consecuencia directa de la violencia de género – 42 menores en 2013 y 29 en lo que llevamos de 2014-. A estos niños y niñas se suman los y las menores que sufren a diario la violencia de género en sus hogares y que no están registrados en las estadísticas oficiales.

Save the Children valora positivamente la creación  de la Subcomisión para abordar la violencia contra la infancia en el Congreso en octubre de este año, así como las medidas que incorpora en materia de derechos de infancia el Anteproyecto de Ley de Protección de la Infancia. Estas medidas suponen un importante avance en la cobertura de los derechos de los niños y niñas que sufren en primera persona la violencia. Entre otras, se contempla la ampliación de la definición de violencia o la consideración en su caso de las niñas y los niños como víctimas de violencia de género, por lo que es urgente que este Anteproyecto se apruebe para que la infancia tenga una mayor protección.

La de género es solo uno de los tipos de violencia a los que se enfrentan las niñas y los niños cada día. “Se tiende a pensar que violencia es solo maltrato físico, pero la violencia contra los niños va más allá. Las humillaciones, los insultos, las amenazas, el abandono afectivo o la falta de cuidados también son formas de violencia”, explica Ana Sastre, Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children. Por eso, Save the Children pide una estrategia integral que incluya una Ley que proteja a los niños y niñas de todas las formas de violencia.

La violencia, junto con la pobreza y la exclusión social, son los grandes problemas que afectan de manera directa a la población infantil. Coincidiendo con el día Universal del Niño, Save the Children hace balance de los tres años de legislatura. En el informe “Algunos avances, grandes retos”, la ONG señala la urgencia de atajar estos problemas para evitar su transmisión de generación en generación y la importancia de garantizar el derecho a la educación en este sentido.

La ONG ha pedido al Gobierno central y a las diferentes administraciones territoriales que se comprometan a destinar como mínimo el 2% del PIB a la protección social de la familia, centrándose en la infancia. Asimismo, considera que los Presupuesto Generales del Estado deberían incorporar un informe sobre el impacto de la pobreza sobre los niños, con objetivos medibles, que permitan visibilizar esta realidad.

Ameco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *