El castigo no es educativo, es inseguridad adulta

Os adjuntamos este artículo de Marisa Moya, que consideramos de interés en nuestra tarea docente:

¿Es efectivo el castigo para nuestros hijos?, ¿es posible educar a los niños con amabilidad y firmeza, al mismo tiempo?, ¿qué habilidades tienen que aprender nuestros hijos para desarrollarse bien? Estas, son solo algunas de las cuestiones que Marisa Moya aborda en esta conversación. Maestra, psicóloga y directora de escuela infantil, Moya es la máxima referencia en Disciplina positiva en España. En sus talleres para familias y docentes, enseña a padres y madres a relacionarse de manera afectiva con los niños y aprender habilidades que necesitan para crecer y desarrollarse. Para Marisa Moya, la clave de la educación en el siglo XXI consiste en crear gimnasios emocionales en cada hogar y en cada escuela. Según la maestra, el propósito a largo plazo de todos los padres es ayudar a sus hijos en el desarrollo de la autoestima y las destrezas que necesitan para ser seres humanos felices y capaces de contribuir al bienestar de su familia y de la sociedad, ya que es solo a través de la confianza y la experiencia como uno aprende a humanizarse: “Los niños necesitan experimentar para convertirse en personas. El castigo no es una estrategia educativa, es una inseguridad adulta”, concluye la educadora.

Fuente:Aprendemosjuntos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *