La escalera de las emociones.

Hoy compartimos este material de JAVIER SOBRINO GONZÁLEZ es un material muy interesante para trabajar la inteligencia emocional, en Orientacionandujar han realizado una serie de plantillas en imágenes y una portada para hacer la actividad más atractiva al alumnado.

LA ESCALERA DE LAS EMOCIONES1

 

Es totalmente práctico y lo podemos aplicar ante cualquier situación que suceda en el aula. Colocaremos las cartulinas como en la imagen, una tras otra, incluso podemos decorarlo para que sea más llamativo para los niños como si fuese un tren.

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 11.37.27

Opción A:

1º LO QUE PASA: La situación del conflicto. “Pedro se ha colado” (de pie sobre la 1º cartulina).

2º LO QUE PIENSO: “No puede ser, yo he llegado antes a la fila” (2ª cartulina)

3º LO QUE SIENTO: “Rabia, ira, enfado” (3ª cartulina)

4º LO QUE HAGO: “Le empujo y lo insulto” (4ª cartulina)

5º EL RESULTADO: “El me empuja a mí también, nos enfadamos más y nos acabamos peleando, el profesor al verlo nos castiga” (última cartulina)

Vamos a ver ahora que habría pasado si hubiese pensado de un modo diferente. Para ello hacemos al niño volver al primer vagón, para que racionalice y obtenga un mejor resultado.

Opción B (Racional):

1º LO QUE PASA: La situación del conflicto. “Pedro se ha colado”. (de pie sobre la 1º cartulina)

2º LO QUE PIENSO: “Pedro siempre quiere ir el primero, pero al final todos conseguimos bajar, no es tan grave. Si me molesta mucho se lo puedo decir primero a Pedro y luego al profe.” (2ª cartulina)

3º LO QUE SIENTO: “Aunque me molesta, no me enfado tanto, estoy tranquilo”. (3ª cartulina)

4º LO QUE HAGO: “Le digo a Pedro que no está bien colarse, que al final bajamos todos, no es tan importante, se lo puedo decir al profe sin enfadarme” (4ª cartulina)

5º EL RESULTADO: “Todos conseguimos ir al mismo sitio, el profe pone paz y no nos castigan a ninguno”. (última cartulina)

El niño ha ido construyendo este diálogo interno pasando de un vagón, a otro.

Está claro que cuanto más pequeños sean los niños habrá que orientarlos más. A medida que crecen las situaciones son más complejas, pero en ambos casos la efectividad de la herramienta es la misma.

La educación es algo totalmente integral, más allá de los resultados académicos. Lo que funciona en muchos casos son herramientas sencillas, fáciles de aplicar y significativas.

El objetivo es que tomen consciencia y responsabilidad sobre el efecto que tiene elegir un modo de pensar u otro, qué emociones genera cada opción y qué resultado. Es fundamental para la mejora de la convivencia.

Lo ideal para conocer la herramienta es ponerla en práctica con nosotros mismos. Podemos aplicarlo sobre cualquier situación que se produce en nuestra vida y que nos hace actuar de un modo desadaptativo y nos genera problemas.

Pruébalo contigo mismo, con tus compañeros, con tus hijos, con tus alumnos y sé consciente de la importancia que puede llegar a tener un pensamiento.

Un pensamiento puede cambiar tu día, tu semana, incluso tu vida. El pensamiento y la actitud son algo que sólo tú puedes elegir.

A partir de ahora…¡ELIGE BIEN COMO PIENSAS!

Fuente:Orientacionandujar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *