El valor educativo de los cuentos.

Los cuentos forman parte del desarrollo cultural y evolutivo desde nuestros primeros años. Se adhieren a nuestra memoria y son un referente más o menos consciente en nuestro comportamiento cotidiano.cuentos

La lectura de un cuento, potencia el desarrollo de todas las capacidades del niño y la niña facilitando que los pequeños vivan esta situación con gozo, interés y placer.

El valor educativo del cuento se puede resumir en estos aspectos:
•  Se logra un ambiente distendido en la clase y en la familia al trabajarlo.
• Se consigue una corriente de confianza entre la maestra o maestro y su alumnado, y entre las familias y los hijos/as.
• Busca soluciones simbólicas a problemas que le inquietan.
• Ayuda a asimilar valores y actitudes a través de los personajes.
• Ayuda a proyectar sus miedos y angustias.
• Desarrolla la imaginación y el espíritu crítico.
• Desarrolla el lenguaje, no sólo en su aspecto comunicativo sino también en el estético y creativo.
• Favorece el desarrollo social en cuanto que le permite comprender roles y valores.
•Es un vehículo de la creatividad:a través de él podrán inventar nuevos cuentos o imaginar y crear personajes.
• Pone en contacto al niño y a la niña con la realidad.
. Favorece el proceso de evolución de la personalidad del niño y de la niña.
• Lo inicia en un código moral: Concepto del bien y el mal..

Favorece momentos de diálogo y encuentros afectivos entre el niño/a y el adulto y entre el niño/a y sus iguales.
Una característica del cuento es el carácter mágico que los envuelve, la magia es inherente alcuentos y marionetas cuento sea un cuento tradicional o un cuento actual y lo mágico de los cuentos cobra fuerza en la imaginación de los pequeños permitiéndole, a través de su fantasía, inventar y modificar su entorno.

El cuento, como otros materiales didácticos que manejamos, es también transmisor de valores; a través de ellos nuestro alumnado y nuestros hijos e hijas van configurando una determinada visión del mundo. Es pues importante pararnos a reflexionar sobre cuáles son esos valores implícitos en los cuentos. ¿Están en consonancia con la filosofía coeducadora o por el contrario tienden a reproducir una y otra vez los estereotipos de género?

Qué debemos analizar en los cuentos infantiles:

Características de los personajes:

  •  Número de personajes femeninos y masculinos:   Hombres, Niños, Ancianos…
    Mujeres, Niñas, Ancianas…
  • Sexo de los protagonistas del cuento.
  • Importancia de los personajes según tengan un papel de protagonista único, compartido, papel secundario o de relleno.
  • Ocio o actividades lúdicas:
  • –  Qué nº de actividades lúdicas realizan los niños y las niñas.
    –  Qué tipo de actividades de otro tipo realizan los niños y las niñas.
    –  Qué actividades de ocio realizan los hombres y mujeres.
  • Profesiones o tareas que realizan: Hombres, Mujeres, Niños, Niñas…
  • Qué valores y actitudes representan: Hombres, Mujeres, Niñas, Niños…

A través de ellos el niño y la niña perciben sensaciones, vivencias, aprendizajes, así como lo que se espera de él o ella, tanto a nivel personal como profesional.

Este tipo de análisis nos permitirá conocer el modelo que se esta transmitiendo en los cuentos infantiles.

Por lo general en los cuentos tradicionales nos encontraremos que el sexo femenino se ve desfavorecido. Así la niña, al coger un cuento, tardará en encontrar un personaje femenino: cuando lo encuentra, observa que protagoniza un papel estereotipado e insignificante, captando el mensaje: “las mujeres no son miembros de la sociedad tan importantes como los hombres” o bien “la mujer está al servicio del hombre”. Este mensaje perjudica la imagen de la niña, ya que le llevará a infravalorar su propia persona, asumiéndolo de tal forma que ella con el tiempo, se convierte en agente reproductor de los prejuicios existentes en la sociedad.

Esto se puede evitar si junto con los niños se analizan los cuentos tradicionales de la biblioteca, evidenciando los rasgos discriminatorios entre los dos sexos de sus imágenes o contenidos.

También se pueden y deben utilizar cuentos alternativos (no sexistas), cada vez más numerosos en nuestras librerías, para hacer evidente al alumnado y a nuestros hijos e hijas, que tanto niños como niñas pueden realizar las mismas acciones, y poseer iguales destrezas, capacidades y valores.

Algunas actividades para realizar a partir de la lectura de cuentos tradicionales:

Contar los cuentos populares invirtiendo los papeles correspondientes a cada sexo.
Dar soluciones alternativas a las situaciones de los cuentos:
Si tú fueras por el bosque te encontrarás con el lobo qué harías?Cuando la madrastra de Blanca Nieves le dio la manzana… ¿qué habrías hecho? o ¿Qué hubiera pasado si Blanca Nieves denuncia a su madrastra a la policía?¿Qué habría pasado si Caperucita hubiese sido un niño?

Representación:
– Invirtiendo los personajes.

– Con soluciones alternativas

– Inventando nuevos sucesos

– Modificando el final…

Cualquier propuesta será válida, ya que el cuento es un completo recurso educativo de que disponemos tanto las familias como el profesorado  para ayudarnos a la educación de nuestros niñas y niños.

Guía para analizar cuentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *