Violencia contra la pareja

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone

Hagan la prueba. Si alguien les dice que ha conocido a una persona que es muy “sensible, responsable, tierna y que se preocupa por su imagen” piensan que está hablando de ¿un hombre o una mujer? La mayoría de los adolescentes españoles se decantan por la opción femenina, porque esas características forman parte de los estereotipos de género que aún persisten en la sociedad.

Las chicas no son guerreras, como dice la canción, sino que aceptan que ellos lleven el control de las relaciones, porque es el rol que les corresponde, y un 52,6% de ellas cree que el varón debe proteger a la mujer, porcentaje que asciende al 67% en el caso de ellos.

Son sólo algunos datos que se violencia contra la pareja IIdesprenden del informe ‘¿Fuerte como papá? ¿Sensible como mamá? Identidades de género en la adolescencia’, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, un centro privado creado por la FAD (la Federación de Ayuda contra la Drogadicción). A través de una encuesta a 2.512 adolescentes escolarizados de 14 a 19 años, el documento estudia los estereotipos que existen en la juventud española con respecto a la identidad de género, cómo estos afectan a su visión de las relaciones de amistad, de pareja y sexuales.

“Es un tema muy importante para el progreso de la sociedad”, explica Ignacio Calderón, director general del Centro. “Los datos muestran que estamos todavía demasiado atrás, porque parecía que habíamos avanzado mucho más. Y algo se ha avanzado, pero aún falta”, añade.

Entre las cifras violencia contra la parejamás preocupantes figura la existencia de violencia -del tipo que sea- dentro de la pareja. Una gran mayoría de adolescentes y jóvenes españoles (superior al 80%) afirma conocer o haber conocido algún acto de violencia en parejas de su edad. Son mayoritarios los actos relativos al control. El 62,9% conoce a chicas que revisan el móvil de su novio, porcentaje del 58,6% en el caso de ellos. Sin embargo, son los chicos quienes dicen a sus novias con más frecuencia con quién pueden hablar. En ellos son más habituales la intimidación, el control personal y emocional, la violencia física y verbal o la violación de la intimidad.

En cuanto a los insultos, un 37,6% de los jóvenes conoce a chicos de su entorno que los ejerce contra sus parejas y un 28,6% señala a las chicas. También un 28,4% de ellos dice saber de jóvenes que pegan a las chicas y un 20% conoce a varones que amenazan a su novia con hacerla daño si le deja.

Los encuestados identifican una media de cinco actos por persona de violencia ejercida por chicos y una media de 3,7 actos de violencia ejercida por chicas.

Lenta revolución hacia la igualdad
“La raíz de la violencia en la pareja tiene que ver con la actitud de exclusividad, posesividad… y éstas son compartidas y percibidas por ambos sexos. Lo que ocurre es que los actos de violencia son más frecuentes y más graves en los hombres. El hecho de que la mujer reclame más libertad descoloca al varón, rompe el estereotipo y éste puede reaccionar con violencia”, explica Eusebio Megías, director técnico del Centro Reina Sofía.

También indica que a esa edad “las chicas tienen la sensación de tener que elegir entre ser una chica fácil o quedarse fuera del mercado. Y el no saber cómo comportarse les genera tensión. Ellos no tienen esta presión, porque piensan que pueden dar salida a sus instintos, que son más primarios, que esto está socialmente aceptado y está bien”, indica el investigador, que recalca que “estos tópicos marcan mucho las relaciones”.

La visión adolescente de la pareja ha sufrido una “revolución hacia la igualdad”, pero ésta no se ha producido en la práctica “de forma homogénea”. Megías explica que “es difícil encontrar a gente que no defienda la igualdad, que no diga que hombres y mujeres tienen los mismos derechos, pero siguen existiendo gestos que se apoyan en los tópicos estereotipados para defender actos de desigualdad”. Ellas son más sensibles que ellos a la hora de defender y señalar la desigualdad de género.

Noviazgo precoz en el que él toma la iniciativa

Entre los adolescentes españoles de 14 a 19 años, aproximadamente un 80% ha tenido alguna relación de pareja (82% de chicas frente al 78%) La primera pareja se tiene entre los 13 y 14 años, aunque ellos son más precoces. El 46% de los varones afirma tener su primera novia entre los 10 y los 13 años.

Eusebio Megías indica que “en la adolescencia los chicos y chicas están buscando su identidad y es importante ver qué tópicos perviven, porque influyen en sus relaciones”. Así, “además del práctico consenso sobre la importancia de la fidelidad, que comparten hombres y mujeres”, se da la convicción de que “ellos siempre quieren y son menos fieles”. De hecho, el 65,9% de los varones da mucha importancia a las relaciones sexuales, frente al 45% de las chicas.

En el ámbito laboral y el hogar

El documento muestra que es generalizado que los jóvenes perciben que existen diferencias de oportunidades entre chicos y chicas a la hora de encontrar trabajo. El 58,2% de ellas y el 49,2% de ellos afirman que las mujeres lo tienen mucho peor en este ámbito.

Y aunque es superior el porcentaje que cree que el trabajo fuera de casa es necesario para ser independiente, hay minorías muy significativas que creen que la vida familiar se resiente con el trabajo externo de la mujer. Así lo piensa un 26% de las chicas frente a un 20,3% de los chicos. Además, casi el mismo porcentaje de chicos y chicas (38,8 y 38,5%) considera que ser ama de casa es igual de gratificante que trabajar fuera.

elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *