Servicio para prevenir la violencia machista entre jóvenes.

El Servicio de Atención y Apoyo contra el Machismo (SAAMA) destinado principalmente a jóvenes está impulsado por la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) y cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.arton12824

Su objetivo principal es la concienciación de los jóvenes ante las discriminaciones sexistas, la violencia de género y maltrato en las relaciones de pareja. Las herramientas utilizadas son un servicio gratuito de atención telefónica y una consultoría sexual online que permite dar un trato personalizado para detectar, prevenir y abordar la violencia machista.

La página web del SAAMA permite aclarar los conceptos básisammacos para establecer relaciones afectivas igualitarias e identificar las conductas de dominación, violentas o de control. Es un espacio, sobre todo, de consulta “ya que a veces para muchos jóvenes resulta complejo determinar qué conductas son violencia o maltrato, ya sea psicológica o físicamente”, afirma José Manuel Blasco uno de los técnicos del proyecto.

Se trabaja para evitar que los jóvenes sigan reproduciendo conductas sexistas y para evitar “que generen situaciones de sometimiento y control que muchas veces son confundidas con amor o muestras de interés”, añade Blasco. El técnico señala la necesidad de concretar en la vida cotidiana que es la violencia machista y para ello son útiles servicios de apoyo para jóvenes como éste ya que les permite aprender cómo relacionarse con sus iguales y en relaciones de pareja, por lo que “necesitan de referentes de igualdad cercanos y poder consultar dudas”.

El SAAMA también es utilizado por padres y madres y al profesorado a los que permite identificar y modificar situaciones y conductas de violencia machista o LGTB fóbica tanto en el seno de la familia como en el aula. Y todo ello a partir del asesoramiento y los materiales didácticos y de difusión de los conceptos básicos disponibles en su web para promover la prevención de estas conductas. Uno de los materiales hace que la persona usuaria se pregunte: «¿seré machista?» y más en general «¿qué es el machismo?” porque otro de los objetivos es propiciar un cambio en la masculinidad hacia la igualdad. En este sentido, la web del SAAMA aborda la prevención de la LGTB fobia, el acoso escolar, las relaciones tóxicas, las agresiones sexuales o las conductas de riesgo y trabaja conceptos como la co-responsabilidad, la crianza, la sexualidad, la salud sexual, la afectividad y el cuidado.

La juventud y la violencia machista

AHIGE reclama la necesidad de políticas públicas y educativas que promuevan una masculinidad igualitaria entre los jóvenes. “El desarrollo de todas las herramientas de prevención, entre ellas la generación de referentes de conductas igualitarias entre los hombres en sus relaciones de pareja y de la construcción de una nueva masculinidad. Se trata de una asignatura pendiente en el desarrollo de la Ley contra la Violencia de Género”, afirma Javier Covarrubias, portavoz de la entidad. Covarrubias considera preocupantes los datos del estudio “La percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud” impulsado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y presentado a principios de año.

Según este estudio un 33% de los jóvenes españoles consideran aceptables en algunas circunstancias o inevitables actitudes de control en pareja y un 58% hace la misma valoración de un mal ambiente en el hogar que incluye discusiones constantes y humillaciones en presencia de los hijos. Más esperanzadores son los resultados de rechazo a la violencia verbal, un 3%, o físico-sexual, un 7%. El activismo en pro de la igualdad ha generado sus efectos en la violencia más visible: la verbal y físico-sexual, pero no tanto en otras formas de violencia más ocultas.

En este sentido, la entidad de hombres considera que la mejor herramienta contra el machismo es la igualdad. Con todo, el estudio resalta que las desigualdades de género son percibida de forma muy diferente en función del género: mientras el 63% de las jóvenes creen que las desigualdades de género son muy o bastante grandes, sólo el 43% de los jóvenes piensa lo mismo, es decir 20 puntos porcentuales menos.

El trabajo en jóvenes es especialmente importante para que la percepción de desigualdad se corresponda con la realidad. Cabe destacar que las personas menores de 30 años constituyen un 10% y un 15% menos que el resto de grupos de edad en cuanto a su visión sobre las desigualdades de género. No hay una diferencia apreciable entre hombres y mujeres sobre si es aceptable o no el control sobre la pareja, aunque sean ellos los que lo vean como más aceptable.

Con estos datos en la mano, “la concienciación de los jóvenes para consecución de unas relaciones igualitarias de pareja es un elemento clave para la prevención de la violencia machista”, afirma Covarrubias. Por eso, afirma que servicios como el SAAMA ofrece a los jóvenes alternativas necesarias y sobre su realidad concreta y son una herramienta más contra el machismo.

Foto: Ameco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *